Aire acondicionado silencioso para transformar los espacios

887

La exposición constante a niveles de ruido altos en espacios cerrados puede generar estrés y dificultar la concentración. En este sentido, contar con un aire acondicionado silencioso puede marcar la diferencia al crear ambientes más propicios para el aprendizaje, el trabajo y la salud.

Los niveles óptimos de acústica son una de las variables para lograr la calidad ambiental interior (CAI). No obstante, no siempre se pone la atención necesaria a los niveles de ruido en espacios cerrados. ¿Alguna vez has considerado a cuánto ruido estás expuesto durante el día y cómo esto afecta tu rendimiento y bienestar? El nivel de intensidad de ruido se cuantifica a través de decibeles (dB, por sus siglas). Por ejemplo, una conversación oscila entre 40 y 50 dB, mientras que el ruido del tránsito puede llegar a 90 dB. En actividades recreativas es posible experimentar desde 110 dB, como es el caso de un concierto, hasta 120 dB, que es el nivel de ruido de la pirotecnia. ¿Cómo saber cuánto es demasiado ruido y de qué forma ayuda contar con un aire acondicionado silencioso?

¿Por qué es importante un ambiente silencioso?
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el sonido al que está expuesta una persona no debe superar los 70 dB, ya que es el límite para que el oído humano no sea dañado de forma temporal o permanente. Sin embargo, el uso prolongado de audífonos y la misma contaminación auditiva de las grandes ciudades, son la principal barrera para lograr este objetivo. Tan sólo en el 2023, la OMS prevé que más de 1,000 millones de personas, de entre 12 y 35 años, corran el riesgo de perder la audición debido a su exposición constante a sonidos recreativos. Esto sin mencionar la contaminación acústica en edificios, lo que puede perjudicar la salud física y mental de los usuarios. Actualmente, son varios los estudios que han demostrado que los altos niveles de ruido en espacios cerrados pueden generar estrés físico, psicológico y social. Lo anterior conlleva afectaciones psicológicas como la capacidad de concentración y el
rendimiento cognitivo. Si consideramos que dentro de los espacios cerrados existen diferentes fuentes de ruido, contar con sistemas de refrigeración y aires acondicionados (RAC) silenciosos en escuelas, oficinas y hospitales pueden hacer la diferencia para mejorar la comunicación, productividad y rendimiento de las personas.
Por ejemplo, durante un día de clases, las niñas y niños dedican un 75 por ciento del tiempo a escuchar a sus profesores, compañeros, presentaciones, audios y videos. La mayoría del tiempo, en consecuencia, necesitan mantenerse concentrados, por lo que un ambiente silencioso ayudará a su proceso de aprendizaje. “Aunque no lo parezca, los sistema de aire acondicionado para edificios pueden jugar un rol clave para ayudar a crear entornos más silenciosos y cómodos. Los equipos deben ajustarse a los estándares acústicos de cada país con el fin de ayudar a los dueños de edificios a diseñar ambientes con condiciones propicias para un mejor rendimiento de sus ocupantes”, asegura Carlos García, Director General de Trane México.

Diseño, la clave de un edificio silencioso
De acuerdo con la empresa Trane, líder mundial en sistemas, servicios y soluciones de aire acondicionado, más allá de las salas de conciertos y teatros, la acústica suele pasar desapercibida en el diseño de las edificaciones. No obstante, un nivel adecuado de sonidos puede ser útil no sólo para la experiencia de los ocupantes, sino también ayuda a mejorar la comprensión y la creatividad. De ahí que se sugiera adaptar la acústica del edificio a la tarea que se llevará a cabo. Los expertos recomiendan comenzar en la fase de diseño de un edificio con una prueba de sonido. Las instalaciones y sistemas de climatización son una parte manejable de la acústica, ya que es posible determinar cuánto sonido viajará a cada espacio y así tomar decisiones desde la ubicación del equipo RAC hasta los materiales a utilizarse en la construcción. Esto con el fin de ayudar a reducir el sonido y respaldar el enfoque en el bienestar acústico. “Ser consciente de los requisitos acústicos y entender que las necesidades de cada edificio y sus ocupantes son diferentes es el primer paso para planificar el diseño de cada sala u oficina.
Sin embargo, si se descuidan estos detalles desde el principio, el impacto en los costos por adaptar los espacios será mucho mayor en el futuro”, advierte Carlos García.
Aunque se recomienda que los sistemas de aire acondicionado en edificios se ubiquen lo más lejos de los lugares donde se requiere silencio, muchas escuelas y oficinas están limitadas por el espacio. En estos casos, lo ideal es seleccionar sistemas innovadores etiquetados para cumplir con los estándares acústicos. La industria RAC ha logrado un progreso significativo en la reducción de los niveles de sonido de sus sistemas. Mantener un ambiente silencioso y de calidad en un edificio es una ciencia, en la que se requiere de constante innovación para lograr reducir el sonido de los sistemas de aire acondicionado a los requerimientos óptimos, según las necesidades.
Esto garantizará una baja vibración y una mínima propagación de sonido, al tiempo de lograr que se cumplan los requisitos
de la norma ISO 3744.