El círculo histórico de los Refrigerantes

1210

A continuación, entérate de las distintas generaciones de refrigerantes que se han sucedido durante el último siglo, su impacto sobre la capa de ozono y las reducciones y/o eliminaciones que la industria RAC ha impulsado con el fin de hacerlos más eficientes y amigables con el medio ambiente

Los refrigerantes son un grupo de sustancias naturales y/o sintéticas que actúan como agente de enfriamiento y para la transmisión de calor en sistemas de refrigeración y aire acondicionado (RAC) mecánicos. Poseen propiedades especiales de punto de evaporación y condensación. Mediante cambios de presión y temperatura absorben calor en un lugar y lo disipan en otro mediante un cambio de líquido a gas y viceversa. En general, los refrigerantes pueden ser orgánicos e inorgánicos. Los inorgánicos son llamados así debido a que no poseen carbono en su composición, como el agua (H2O) o el amoniaco (NH3). Los de origen orgánico, en cambio, son llamados hidrocarburos o halocarbonos, ya que contienen carbono. Algunos ejemplos de hicrocarburos naturales son el dióxido de carbono (R-744), el propano (R-290) y el isobutano (R-600a). Por su parte, los refrigerantes orgánicos, que también pueden ser sintéticos o naturales, más conocidos son:

 

Cinco generaciones de refrigerantes

En menos de dos siglos, la humanidad ha completado el ciclo completo de refrigerantes, una historia que comienza en el año de 1834 con la producción y aplicación práctica de sustancias naturales como dióxido de carbono, amoniaco y otros hidrocarburos.

Pero no sería hasta cien años después, en la década de los años 30 del siglo XX, que surgiría la primera generación de refrigerantes: los clorofluorocarbonos (CFC) como el R-11 y R-12. Estas sustancias comenzaron a emplearse en refrigerados eléctricosdomésticos, a pesar de su elevado Potencial de Agotamiento de Ozono (PAO) y de su altísimo Potencial de Calentamiento Global (PCG). El R-11 tenía un PCG de 4 mil 750, mientras que el R-12 de 10 mil 900, sin mencionar que su vida atmosférica era de 45 y 100 años, respectivamente.

Una década más tarde, en los años 40, salió al mercado la segunda generación de refrigerantes sintéticos, los así denominados hidroclorofluorocarbonos (HCFC) como el R-22 y el R-141b, cuyos PAO y PCG también estaban por las nubes. Más tarde, en los noventa, llegó la tercera generación de refrigerantes: los hidrofluorocarbonos (HFC) como el R- 404A, R134a, R-410A, R-507, entre otros. Este tipo de sustancias poseen un PAO igual a cero. Además, no contienen cloro ni dañan la capa de ozono. Su aplicación, además, obligó a la industria RAC a desarrollar nuevos tipos de componentes y tecnologías de refrigeración como los compresores tipo scroll, que ofrecen un rendimiento y eficiencia energética mejorados. A partir del 2019, sin embargo, los HFC iniciaron un proceso gradual de reducción en todo el mundo debido a que poseen un alto PCG.

Posteriormente, en el año 2010, llegó al mercado la cuarta generación de refrigerantes fluorados: las hidrofluoroolefinas (HFO) como el R-1234yf o el R-1234ze. Desde entonces, los países desarrollados como Estados Unidos y la Unión Europea iniciaron la reducción de HFC, lo que incluye dejar de producir sistemas que operen con dichos fluidos.

El círculo completo de los refrigerantes se cierra en el año 2019, cuando los países firmantes de la Enmienda de Kigali al Protocolo de Montreal se comprometieron al uso de refrigerantes naturales, o bien, mezclas sintéticas de HFO y HFC con bajo PCG (quinta generación de refrigerantes). Asimismo, están los refrigerantes A2L como el R-454C (PCG=148) y el R-455A (PCG=148). Los A2L rebasan a sus antecesores (HFC, HCFC, CFC) en su capacidad para atrapar calor, lo que permite a los expertos del sector diseñar sistemas de frío más eficientes. Es decir, que consumen menos energía a la par de operar con menor cantidad de refrigerante. El HFC más abundante es 3 mil 790 veces más dañino para el clima que el CO2 en un periodo de 20 años. Además, los HFC permanecen hasta 29 años en la atmósfera y sus emisiones crecen del 10 al 15 por ciento anualmente.

Al ser signatario de la Enmienda de Kigali, México deberá congelar las importaciones de HFC en 2024, tomando como línea base el promedio de consumo de HFC en el periodo 2020 2022 más el 65 por ciento de la línea base de HCFC. De igual forma, deberá reducir el 80 por ciento de su consumo hacia el 2045, teniendo como primera meta parcial reducir su consumo en 10 por ciento para el 2029.