¿Puede la refrigeración de espacios salvar la vida de miles de personas?

749

Mantener a las personas frescas mediante el uso de sistemas RAC puede salvar decenas de miles de vidas cada año. Pero debe ser eficiente, asequible y resistente. Sigue leyendo para saber más.

Redacción, con información e imágenes de AIE.

De acuerdo con el informe Sustainable, Affordable,Cooling Can Save Tens Abstract of Thousands of Lives Each Year, elaborado por la Agencia Internacional de Energía (AIE), la demanda de energía para la refrigeración de espacios aumentó más del doble en comparación con el crecimiento general de la demanda de energía en edificaciones.

A lo largo de los siglos, las personas han desarrollado una amplia gama de enfoques para mantenerse frescas durante el clima cálido. Éstos abarcan desde el nivel individual, doméstico y comunitario, y soluciones tanto pasivas (que no requieren energía) como activas (que requieren energía). Por ejemplo, la arquitectura tradicional en climas tropicales y subtropicales ha utilizado enfoques de enfriamiento pasivo que incluyen sombreado (por ejemplo, galerías), ventilación cruzada (por ejemplo, ventanas u otras aberturas en paredes opuestas) y materiales de construcción de colores claros que reflejan los rayos del Sol.

Las soluciones de enfriamiento pasivo son preferibles para proteger el clima, conservar energía y mantener bajos los costos energéticos. Sin embargo, en muchas partes del mundo, las soluciones activas como los ventiladores (una solución de bajo consumo energético) y el aire acondicionado (AC, una solución de mayor consumo energético) ahora representan los enfoques principales para la refrigeración de espacios, o interiores.

Las temperaturas más altas causadas por el cambio climático, junto con el aumento de los ingresos y el crecimiento de la población, están impulsando un rápido crecimiento en la propiedad residencial de AC, con alrededor de 1.5 mil millones de unidades instaladas en todo el mundo para finales de 2021. A nivel mundial, los hogares con AC aumentaron del 25 por ciento en 2010 a un 35 por ciento en 2021, aproximadamente.

Entre 2020 y 2021, el consumo de energía para la refrigeración de espacios aumentó en más del 6 por ciento, más que cualquier otro uso final de edificaciones, con un crecimiento cercano al 8-9 por ciento en la región de Asia Pacífico y Europa.

Una cuestión de salud para el Sur Global

Las brechas en el acceso a sistemas de enfriamiento efectivos tienen implicaciones para el confort térmico, la productividad y la salud. Sin embargo, de los 3.5 mil millones de personas que viven en climas cálidos, solo alrededor del 15 por ciento poseía aire acondicionado en 2021, con niveles aún más bajos de propiedad en África subsahariana y Asia meridional. Además, la mayoría de los edificios en estas áreas no están equipados con soluciones de enfriamiento pasivo o de bajo consumo energético suficientes.

En particular, el aire acondicionado no está disponible para hogares sin electricidad y sigue siendo inasequible para muchos hogares de bajos ingresos con electricidad. Incluso aquellos hogares que pueden permitirse la inversión inicial en aire acondicionado a menudo no pueden costear las facturas de electricidad asociadas con su funcionamiento. La falta de acceso a sistemas de enfriamiento interior coloca a una parte muy importante de la población en el Sur Global en alto riesgo de estrés por calor, afectando adversamente al confort térmico, la productividad laboral y la salud humana.

Cuando se está expuesto a calor excesivo, el sistema termorregulador humano, que incluye la transpiración para el enfriamiento evaporativo y el aumento del flujo sanguíneo en la piel para transferir el calor lejos de la piel, puede deteriorarse o fallar, lo que lleva a enfermedades relacionadas con el calor e incluso a la muerte. El calor puede provocar agotamiento por golpe de calor (una emergencia médica que a menudo es fatal); puede desencadenar eventos de salud agudos, como insuficiencia renal aguda e infarto cardíaco; asimismo, puede agravar enfermedades crónicas preexistentes, cardíacas o pulmonares.

Existen varios factores de riesgo para enfermedades relacionadas con el calor que hacen que las personas sean más vulnerables a las temperaturas elevadas y a eventos extremos de calor. Las poblaciones mayores y las personas con enfermedades crónicas tienen un riesgo particular, al igual que las personas sin hogar, las que trabajan al aire libre y aquellas que viven en viviendas inadecuadas (por ejemplo, mal aisladas). Algunas áreas dentro de las ciudades son particularmente calientes debido a una infraestructura urbana especialmente densa, un alto volumen de tráfico automovilístico y la falta de espacios verdes (como parques, jardines, árboles y arbustos) y espacios azules (como cuerpos de agua, incluidos lagos, ríos y estanques).

Los factores de riesgo también incluyen la falta de movilidad, el aislamiento social y, lo que es más importante, la falta de acceso a sistemas de enfriamiento interior efectivos. El aire acondicionado, actualmente la solución de enfriamiento efectiva más extendida, puede utilizarse como un indicador para evaluar la eficacia del enfriamiento interior en general.

Entre 2 a 4 mil millones de personas en el Sur Global, o el 25-50 % de la población mundial, podrían estar potencialmente expuestas al estrés por calor debido a la falta de sistemas HVACR efectivos.

El uso del AC para salvar vida

El acceso a la refrigeración efectiva ya ha salvado decenas de miles de vidas. Se estima que alrededor de 345 mil muertes relacionadas con el calor ocurrieron a nivel mundial en 2019 entre personas de 65 años o más.

De acuerdo con la AIE gracias al acceso al aire acondicionado, se evitaron alrededor de 195 mil muertes relacionadas con el calor en esta población de adultos mayores de alto riesgo en el mismo año. Nuevos análisis muestran que, en esta población, entre 2002-2004 y 2019-2021, el número anual promedio de muertes relacionadas con el calor aumentó en un 61 por ciento a 316 mil. Asimismo, el número anual promedio de muertes relacionadas con el calor evitadas por el aire acondicionado se triplicó a 191 mil.

Estimar las muertes relacionadas con el calor a nivel mundial y las muertes evitadas por el aire acondicionado plantea desafíos de disponibilidad de datos y metodológicos, pero está claro que cada año cientos de miles de personas mueren a causa del calor, y que el aire acondicionado ayuda a evitar decenas de miles de muertes adicionales.

El potencial para salvar aún más vidas es evidente al comparar países con una propiedad alta y baja de aire acondicionado. Por ejemplo, entre las personas de 65 años o más en Japón, donde más del 90 por ciento de los hogares tenían aire acondicionado en 2019-2021, estimamos que se evitaron 32 mil 500 muertes relacionadas con el calor por año gracias al aire acondicionado. En India, donde menos del 10 por cineto de los hogares tenían aire acondicionado, estimamos que se evitaron 2 mil 200 muertes relacionadas con el calor por año gracias al aire acondicionado en el mismo período.

El reporte de la AIE concluye que la refrigeración efectiva sí salva vidas, ya sea a través del aire acondicionado o de enfoques más sostenibles y de menor consumo energético. Sin embargo, existen desafíos de sostenibilidad asociados con el aire acondicionado y la promesa de soluciones alternativas de refrigeración que, si se adoptan ampliamente, pueden proporcionar refrigeración efectiva al tiempo que reducen sustancialmente la demanda de energía para el aire acondicionado.