Domina el arranque de racks y de equipos especiales.

166

Utilizados en aplicaciones comerciales e industriales y hechos a la medida de cada proyecto, los racks son sistemas automáticos de refrigeración que cuentan con la más alta tecnología del mercado. Aprende cómo arrancarlos.

Carlos Alberto González

Los racks son sistemas automáticos de refrigeración con compresores instalados en paralelo, elaborados por BOHN de México. Para su instalación y arranque es necesario contar con el diagrama de flujo, el diagrama de control, el diagrama trifilar y la guía mecánica (Summary). Asimismo, debemos entender cómo opera el rack elegido, el cual tiene instalados componentes mecánicos y electrónicos.

Previo al arranque, es necesario revisar la instalación y asegurarse que el soldado de tuberías se haya realizado con paso de nitrógeno y la soldadura recomendada, instalación de trampas, así como que se hayan realizado varios barridos con nitrógeno en la tubería para eliminar impurezas en el sistema.

¿Qué necesitamos para que nuestro equipo arranque?
El primer paso es realizar las pruebas de estanqueidad y de hermeticidad. Para empezar, hay que presurizar con nitrógeno el sistema de refrigeración para validar la ausencia de fugas. La prueba de hermeticidad consiste en presurizar el sistema completo (aislando el rack) con 250-300 psi de 36 a 48 horas, incluyendo el condensador. Luego, se realiza la misma acción con el rack, el cual se presuriza a 150 psi de 36 a 48 horas. Si la presión se mantiene, se libera el nitrógeno y así se garantiza la ausencia de fugas.

El proceso de triple vacío se efectúa después de la prueba de hermeticidad. Primero, con un vacío a 1,500 micrones, luego se presuriza con nitrógeno y se libera el nitrógeno. Después, se colocan las piedras desecantes para la línea de líquido, se aísla el o los cascos donde se introducirán los filtros de succión con paso de nitrógeno a 10 psi para desplazar el oxígeno y limpiar con un trapo limpio.

El segundo vacío se hace a 1,000 micrones, se presuriza con nitrógeno a 10 psi y luego se libera el nitrógeno. A continuación, se carga el aceite en el separador o directo en los compresores, si no tienen ya el aceite. El tercer vacío es a 500 micrones, si se trabaja con aceite mineral o alquilbenceno, o a 250 micrones, si se opera con aceite polioléster.

Posteriormente, se rompe el vacío con el refrigerante y se carga el refrigerante por secciones. Esto permite cargar una mayor cantidad de refrigerante antes de llegar al equilibrio mecánico o igualación de presiones en el sistema. BOHN de México recomienda comenzar con el tanque recibidor, seguir con el condensador, luego con la línea de líquido y al final se rompe el vacío en la succión con 40-50 psi, aproximadamente.

Aspectos adicionales
También hay algunos aspectos que se deben considerar cuando se pone en marcha un rack; por ejemplo, ajustar los controles de presión mecánicos, verificar los protectores termomagnéticos, los interruptores de los compresores y evaporadores, los guardamotores, así como limpiar los gabinetes eléctricos, el tablero y el área donde se encuentra, entre otros.

Para ejecutar la instalación y arranque de racks es necesario contar con el diagrama de flujo, el diagrama de control, el diagrama trifilar y la guía mecánica (Summary).

Las protecciones eléctricas son de vital importancia, por lo que se recomienda usar interruptores que protejan de cortocircuitos. Las sobrecargas también se pueden presentar. Para evitarlas, hay que cuidar que no haya defectos en el aislamiento ni sobrecargas de trabajo.

Cuando se procede a energizar el tablero eléctrico, hay que revisar la jerarquía y/o coordinación de protecciones en el diagrama trifilar para conocer la secuencia en que actúan las protecciones eléctricas. Además, hay que ajustar los monitores de voltaje, los guardamotores y los interruptores.

En cuanto al arranque, es necesario realizar un arranque secuenciado de menor a mayor en cuanto a capacidad y potencia de los compresores, evitando los picos de consumo entre arranques de los diferentes motores instalados. Por último, después de determinado tiempo arrancar, el siguiente motor y así sucesivamente.