EL GRAN POTENCIAL DE LAS CADENAS DE FRÍO

141

Alrededor del mundo, las rupturas en las cadenas de frío conducen a la pérdida de alimentos que podrían abastecer las necesidades de más de 950 millones de personas. ¿Qué puede hacer la industria del frío para remediar esta situación?

Redacción, con información de Danfoss

Actualmente, hasta un 13 por ciento de todos los alimentos producidos a nivel mundial se desperdicia debido a la falta de cadenas de frío seguras y confiables, dio a conocer el fabricante danés Danfoss en un comunicado.

Cabe recordar que la cadena de frío es la serie continua de transporte y almacenamiento refrigerado que mantiene los alimentos a la temperatura correcta. Esto es particularmente significativo en los países en desarrollo, donde el acceso a la refrigeración es mucho menor que en las naciones desarrolladas. De hecho, se estima que los alimentos desperdiciados podrían alimentar a 950 millones de personas al año, añadió la compañía.

En este contexto, la industria de la refrigeración y el aire acondicionado (RAC) implementa acciones para reducir la demanda de energía y construir infraestructuras cada vez más sostenibles. Así, las inversiones en tecnologías de frío energéticamente eficientes contribuirán a la seguridad alimentaria al tiempo de reducir las emisiones y las facturas de energía.

Acciones globales
En el marco de la vigésimo séptimo Conferencia de las Partes (COP27), empresas líderes del sector RAC pidieron más inversiones en tecnología de cadena de frío. Lo anterior con la finalidad de contribuir a la seguridad alimentaria mundial para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos, al tiempo de disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Actualmente, existe una demanda creciente de cadenas de frío confiables que sean capaces de distribuir y entregar de manera segura alimentos y medicamentos, dos de los productos más necesarios para las personas. Para 2050, se estima que la población mundial crezca en casi 2 mil millones de personas. En este contexto, se necesitarán con urgencia inversiones en tecnologías de cadenas de frío sostenibles para garantizar la alimentación a un número creciente de seres humanos en el planeta.

Si el desperdicio de alimentos fuera un país, éste sería el tercer mayor emisor detrás de Estados Unidos y China, contribuyendo con un 10 % de los GEI a nivel global.

Si el desperdicio de alimentos fuera un país, éste sería el tercer mayor emisor detrás de Estados Unidos y China, contribuyendo hasta con un 10 por ciento de los GEI del mundo. Sin embargo, con una creciente necesidad de producción de alimentos y desarrollo de la cadena de frío, surge el riesgo de mayores emisiones por la demanda de energía, de acuerdo con Kristian Strand, presidente de Compresores Comerciales de Danfoss.

“El papel crucial de la cadena de frío es un punto global ciego en la mitigación del cambio climático. Una población en crecimiento requerirá más alimentos, pero simplemente no estamos listos para manejar eso a nivel mundial hoy”, afirmó Strand en un comunicado de la empresa danesa.

El emblemático plátano
Un ejemplo simple sobre de la problemática de las rupturas en las cadenas de frío es el de frutos como el plátano. Actualmente, uno de cada tres plátanos cultivados en la tierra procede del subcontinente de la India. Una cadena de frío eficiente permite mantener los plátanos a la temperatura adecuada hasta que llegan a los consumidores.

Al trabajar con productores de plátano en la India, empresas de la industria RAC como Danfoss han podido ayudarlos a reducir el desperdicio de plátanos en hasta en un 20 por ciento. Más aún, los ingresos de los agricultores locales se triplicaron, ya que pudieron exportar sus productos a Europa por primera vez, aseguró la compañía.

Asimismo, las tecnologías de monitoreo digital desempeñan un papel para apoyar con controles de temperatura y alarmas, garantizando que se aplique la cantidad óptima exacta de enfriamiento para evitar pérdidas y desperdicios y proporcionar una detección temprana de errores. El monitoreo digital también puede ayudar en el seguimiento de los envíos de alimentos, asegurando que el viaje a lo largo de la cadena de frío se desarrolle sin problemas.

Para modernizar la cadena de frío y llevar el transporte de alimentos a su próxima evolución, es necesario aumentar las inversiones para investigar los desarrollos de la cadena de frío en todo el mundo. “También debemos proporcionar incentivos financieros para garantizar que se utilice la mejor tecnología disponible y de eficiencia energética, y acelerar el monitoreo digital de la logística de la cadena de frío para que la toma de decisiones sea más efectiva. Eso es bueno para el medio ambiente y para las empresas involucradas”, concluyó Kristian Strand.