Impermeabilizantes, la solución para reducir el calor en edificaciones

574

Redacción, con información de The Home Depot

Cuando hablamos de impermeabilizar la casa o la oficina, comúnmente pensamos en protegerla de las lluvias y las horribles filtraciones y humedades que se pueden formar, pero pocas veces lo aplicamos como medida para combatir las temperaturas extremas.

¿De qué se trata? La explicación es muy sencilla: los impermeabilizantes, como la línea IMPAC Ultra, tienen una tecnología aislante y antirreflejante de la luz solar que reduce la temperatura interior de las edificaciones hasta por 10 grados en promedio, convirtiéndose en un aliado de muy bajo costo para mantener fresca tu edificación.

Su aplicación es una vez cada cinco años, o dependiendo del tipo de periodicidad que indique el producto que fue adquirido. Sin embargo, sus beneficios pueden durar este o más tiempo debido a que ahorras en el consumo de energía al no requerir ventilación o climatización extra, ayudando también al cuidado del medio ambiente. Jesús Almaguer, experto del área de materiales de The Home Depot, comparte todo lo que necesitas saber sobre impermeabilizantes:

 

Una solución para casos extremos

Los impermeabilizantes tienen como objetivo proteger la superficie de las edificaciones de las inclemencias del tiempo y así prevenir daños en su estructura por esta causa. Por ejemplo, con las lluvias, las afectaciones de los hogares pueden aumentar hasta en un 50 por ciento debido a las filtraciones de agua y la humedad.

Esto es muy significativo si la vivienda o el edificio se encuentra en una zona de climas extremos, tanto si llueve con mucha frecuencia como si hace mucho calor. Además, si en esta zona se presentan muchos movimientos de tierra o hay agentes químicos en el ambiente, es factible que con el paso del tiempo las estructuras se agrieten.

Para ello, el impermeabilizante es de gran ayuda, pues forma una capa sobre la superficie que elimina o reduce la porosidad deteniendo el paso del agua, lo que mantiene seco el interior de la edificación, al mismo tiempo que refleja la luz solar.

Además de resolver un problema de estética e imagen, puede influir en mantener la salud de las personas que habitan o trabajan dentro de ellas, pues reducen el riesgo de enfermedades causadas por humedad o cambios bruscos de temperatura.

La clave es que se aplique tanto en techo como en los muros.

 

A elegir el mejor      

Existen tres tipos de impermeabilizantes que puedes utilizar. Uno de ellos es el de acrílico, que es un líquido parecido a una pintura, fabricado con base en resinas sintéticas, acrílicas y fibras.

El tipo cemento acrílico actúa como resanador por su consistencia pastosa, lo que ayuda a rellenar las fisuras o grietas. Es el ideal para aplicar en zonas con mucha humedad, ya que combate el salitre, que es un polvo blanco que se genera en zonas descascaradas y puede provocar malos olores.

Y otro es el asfáltico, compuesto de poliéster, agua emulsionada y refuerzos de fibras de vidrio, que le permiten ofrecer una mayor resistencia y durabilidad a las superficies. Se recomienda utilizar en zonas donde hay mucho tráfico de personas, cargas pesadas y vehículos.

Para efectos de reducir la temperatura, busca uno que además tenga la cualidad de ser aislante térmico y así tienes 2 en 1. En general, los impermeabilizantes los encuentras con duración de 5, 7 y hasta 12 años, por lo que considera este tiempo para que lo vuelvas a aplicar.

 

Tips al aplicar

No se requiere ser especialista para impermeabilizar una edificación, pero para tener un mejor resultado debemos seguir este paso a paso que recomiendan los especialistas de The Home Depot:

 

  1. Lo ideal es impermeabilizar antes de que inicie la temporada de lluvias; si esto no es posible, hay que hacerlo cuando el techo esté lo más seco posible.
  2. Antes de hacerlo, revisa techos, paredes, ventanas y tragaluces para asegurarte de que no haya filtraciones o humedades. En caso de que estén presentes, resana antes de aplicar el impermeabilizante.
  3. Considera la calidad del producto y la durabilidad del impermeabilizante al momento de adquirirlo.
  4. Asegúrate de contar con todas las herramientas y materiales que requieres como el cepillo de ixtle y una escalera. Para más detalles, consulta aquí.
  5. Limpia el área y mantenla, en la medida de lo posible, seca, libre de polvo y sin materiales mal puestos o sueltos.
  6. Previamente, aplica un sellador para que tu impermeabilizante tenga un mejor rendimiento y un resanador de grietas en caso de que éstas estén presentes.
  7. Aplica de acuerdo con las instrucciones del impermeabilizante, por ejemplo, el número de aplicaciones y el tiempo de reposo para su secado. ¡Y listo!

 

Por todas estas cualidades y bondades, los impermeabilizantes sirven para prevenir el deterioro de las edificaciones, del bolsillo, del medio ambiente y en muchos casos, de la salud.

Nunca es tarde para hacerte de este aliado y para no errar, asiste a tu tienda The Home Depot más cercana o explora en el sitio www.homedepot.com.mx todos los productos y accesorios necesarios para su aplicación. Aprovecha la calculadora de materiales para saber cuánto impermeabilizante necesitas exactamente y no comprar de más.

De esta manera podrás transformar el clima de tu hogar rápidamente. ¡Notarás la diferencia desde el primer día!