Manejo seguro y rotulado de cilindros de refrigerantes HC

3108

Los hidrocarburos son refrigerantes naturales que presentan diferentes grados de inflamabilidad. Para evitar accidentes, los cilindros que contienen estas sustancias siguen un conjunto de protocolos y normativas de seguridad, así como etiquetados que indican su nivel de peligrosidad. Conócelos

De acuerdo con el manual Manejo Seguro de Hidrocarburos en el Sector Refrigeración y Aire Acondicionado (Semarnat, 2021), las dos características que pueden indicar el tipo de refrigerante que se encuentra al interior de un cilindro son el color del cilindro y la marcación, rotulado o etiqueta de éste. Luego, la manera más sencilla y segura de determinar el tipo de refrigerante contenido en un cilindro, tanque o boya es mirando la etiqueta con la cual el fabricante marca su producto, y en donde se podrán encontrar diferentes nombres o designaciones para la misma sustancia. Los refrigerantes son uno de los muchos
productos que ofrece la industria química y, por tanto, están sujetos a ciertos controles por parte de la autoridad. Las regulaciones aplicables al sector de la
refrigeración son numerosas y su campo de aplicación es bastante amplio. Por esto mismo, es muy importante estar familiarizados con ellas y sus requisitos.

La información mínima que debe verificarse y estar plasmada en los etiquetados son:
• Información relativa al transporte.
• Recomendaciones de uso.
• Especificaciones del envase.
• Información sobre del producto.
• (origen, contenido, etcétera).
• Información del grado de riesgo.

En el caso de los hidrocarburos (HC), los tanques deben estar claramente etiquetados para identificar el tipo de refrigerante e indicar que el contenido es inflamable. Un hidrocarburo es un compuesto orgánico que consta sólo de átomos de carbono e hidrógeno. Los refrigerantes naturales, dado que son sustancias que se presentan de manera natural en la biósfera, tienen un bajo o nulo valor de potencial de calentamiento global (PCG). Dentro de los refrigerantes naturales se encuentran los hidrocarburos (HC), que están clasificados como grupo de seguridad A3 de la Sociedad Americana de Ingenieros
en Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE, por sus siglas en inglés), lo que significa que no son tóxicos, pero sí son inflamables.

Manejo seguro de cilindros de HC
Es importante recalcar la necesidad de aplicar las medidas de seguridad y normativa para el buen manejo de hidrocarburos en el sector refrigeración y aire acondicionado en todas las etapas de operación; es decir, instalación, puesta en servicio, operación y mantenimiento. Además, debe ponerse énfasis en el uso de herramientas antiestáticas por parte de los técnicos. Lo anterior implica comprender el “triángulo del fuego o de combustión”, un modelo que
describe los tres elementos necesarios para desencadenar la mayor parte de los incendios.
Como medida de seguridad, es necesario conocer los límites de inflamabilidad y de explosividad de HC. El límite inferior de inflamabilidad (LII) es la concentración mínima de gas en el aire por debajo de la cual el fuego no es posible. El límite inferior de inflamabilidad (LSI) es la máxima concentración de gas en el aire por encima de la cual el fuego no es posible. Si una mezcla de vapor combustible y aire por debajo del LII, significa que la mezcla es “demasiado pobre” para arder; por encima del LSI, es “demasiado rica” para arder. El límite inferior de explosividad (LIE) es la concentración mínima de gases, vapores o nieblas inflamables en el aire por debajo de la cual la mezcla no es explosiva. El límite superior de explosividad (LSE) es la concentración máxima de gases, vapores o nieblas inflamables en el aire por encima de la cual la mezcla no es explosiva. Si se pretende que una determinada mezcla de gases o vapores inflamables en aire no produzca una atmósfera explosiva, es necesario mantener una concentración que se mantenga por debajo del LIE o por encima del LSE.

Rotulado de seguridad
A nivel internacional, uno de los métodos estándar para evaluar el nivel de peligrosidad que puede presentar una sustancia química es la norma estadounidense NFPA 704, elaborada por la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego (NFPA, por sus siglas en inglés). La NFPA 704 establece un rombo de seguridad de materiales peligrosos, que a su vez se subdivide en cuatro rombos más pequeños. Cada una de las divisiones corresponde a un color con un significado específico. El azul hace referencia a los peligros para la salud, el rojo indica la amenaza de inflamabilidad y el amarillo el peligro por inestabilidad. A estas tres divisiones se les asigna un número de 0 (sin peligro) a 4 (peligro máximo).
La sección blanca, en cambio, asigna indicaciones sobre los casos especiales para algunos materiales, indicando que son oxidantes, corrosivos, reactivos con agua o radiactivos. Por su parte, el rotulado presenta cuatro objetivos principales:

1. Hacer que los productos peligrosos puedan ser fácilmente reconocidos a distancia en virtud de las características del rótulo.

2. Proporcionar una fácil identificación de la naturaleza del riesgo que se puede presentar durante la manipulación y almacenamiento de las mercancías.

3. El Código NFPA 704 establece un sistema de identificación de riesgos para que, en un eventual incendio o emergencia, las personas afectadas puedan reconocer los riesgos de los materiales respecto del fuego, aunque éstos no resulten evidentes.

4. Este código ha sido creado para la utilización específica de los cuerpos de bomberos.

Los refrigerantes hidrocarburos están disponibles en una variedad de tamaños de cilindros, tanto recargables como no recargables. Por ejemplo, los cilindros recargables están equipados con válvulas de alivio de presión. Algunos más emplean conexiones especiales (cuerda izquierda) para diferenciarlos de otros envases de refrigerante. Adicionalmente, hay cilindros que cuentan con una válvula automática de exceso de flujo dentro de la válvula de liquido. Esta última se cierra cuando el flujo de refrigerante fuera del cilindro sea demasiado rápido (por ejemplo, si la manguera de refrigerante se desconecta). Cabe destacar que en países como México el manejo de cilindros de refrigerantes, su almacenamiento y su transporte están regulados por normas oficiales mexicanas. Actualmente, el país cuenta con las siguientes NOM:

• NOM-007-SESH-2010, Vehículos para el transporte y distribución de Gas L.P.- Condiciones de seguridad, operación y mantenimiento.
• NOM-002-SCT/2003, Listado de las substancias y materiales peligrosos más usualmente transportados.
• NOM-004-SCT/2008, Sistema de identificación de unidades destinadas al transporte de substancias, materiales y residuos peligrosos.
• NOM- 008-SESH/SCFI-2010, Recipientes transportables para contener Gas L.P. Especificaciones de fabricación, materiales y métodos de prueba.

Manejo de cilindros para refrigerantes HC
Para la recuperación de los refrigerantes inflamables, es de fundamental importancia evitar la transferencia de gases no condensables (GNC) al cilindro de recuperación. El GNC más común es el aire. Luego, el oxígeno presente en el aire creará una mezcla combustible crítica a presiones más altas con refrigerantes que contienen hidrógeno como pueden ser los HC, HCFC y HFC. Esta última condición puede desembocar en un accidente, por lo que es recomendable que como técnico capacitado en buenas prácticas tengas las siguientes precauciones:

• No quites ni ocultes el etiquetado oficial en un cilindro.
• Vuelva a colocar siempre la tapa de la válvula cuando el cilindro no esté en uso.
• Comprueba el estado de la cuerda (hilos) y asegúrate de que esté limpia y no esté dañada.
• No expongas los cilindros a fuentes directas de calor como vapor o radiadores eléctricos.
• No repares ni modifiques los cilindros o las válvulas de cilindro.
• Utiliza siempre un dispositivo de transporte adecuado para mover los cilindros, incluso a corta distancia.
• Nunca ruedes los cilindros por mucho tiempo sobre el piso.
• Toma las precauciones necesarias para evitar la entrada de aceite, agua y materias extrañas dentro del envase.
• Si es necesario calentar el cilindro, usa solo agua tibia a una temperatura no mayor a los 40 °C.
• No uses una flama abierta para calentar el cilindro.
• Pesa siempre el cilindro para verificar si está vacío: la presión no es una indicación precisa de la cantidad de refrigerante que queda en el cilindro.

A nivel internacional, uno de los métodos estándar para evaluar el nivel de peligrosidad que puede presentar una sustancia química es el rombo de seguridad de la norma estadounidense NFPA 704, elaborada por la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego.

• Emplea únicamente los cilindros de recuperación exclusivos para la recuperación de refrigerante HC.
• Siempre verifica que el cilindro no está más allá de la fecha de prueba hidrostática o prueba de presión obligatoria.
• No debes cargar el cilindro más allá del 80 % de su capacidad.
• Los cilindros de recuperación deben contar con el mismo potencial eléctrico que la unidad de recuperación (unión equipotencial). Esto con la finalidad de evitar descarga electrostática (ESD). Debes de estar conectado a tierra.
• Cerciórate de que la puesta a tierra debe de cumplir con lo establecido por la NOM- 001-SEDE Utilización, y la NOM-022-STPS Electricidad Estética
en los Centros de Trabajo Condiciones de Seguridad.
• Para determinar la capacidad del cilindro, debes multiplicar la capacidad de agua (WC) por la gravedad específica (SG) del refrigerante a una temperatura de 25 °C (77 °F) 10.

Cuando un cilindro recuperador se carga más allá de su capacidad con refrigerante líquido y se almacena en condiciones de alta temperatura, la presión hidrostática puede ocasionar que la boya se fracture. Por lo tanto, los refrigerantes deben estar siempre seguros de que la válvula de alivio del tanque recuperador está instalada. Esto sin mencionar que debe ser probada periódicamente y que opere correctamente.

Densidad y almacenamiento de HC
Los hidrocarburos líquidos tienen una densidad de menos de la mitad que la densidad de los refrigerantes fluorados. Por lo tanto, los HC ocupan más del doble del volumen dentro de un tanque. La capacidad de carga dependerá del volumen interno del recipiente y de la densidad del líquido del refrigerante a una temperatura de referencia. Las recomendaciones para el optimo almacenamiento de cilindros para refrigerante hidrocarburos son:
• Las boyas deben almacenarse en áreas específicas o jaulas específicas, preferiblemente en exteriores, pero en un área seca y bien ventilada, lejos del riesgo de incendio.
• El ingreso a las áreas de almacenamiento debe estar restringido. Sólo las personas autorizadas podrán tener acceso. Estos lugares deben estar marcados con avisos que prohíben fumar y el uso de flama abierta.
• Los cilindros deben almacenarse a nivel del piso, nunca en bodegas o sótanos.
• La entrada a los cilindros debe ser de fácil acceso.
• Nunca almacenes los tanques de refrigerante en locales residenciales.
• Utiliza y almacena los cilindros en posición vertical.
• Revisa que la cantidad total almacenada no debe superar los 70 kilogramos.
• Evita la acumulación de electricidad estática.
• Los requisitos para los cilindros de refrigerante HC no son los mismos para gas propano y gas butano, usados como combustible. Una referencia de consulta sobre las buenas prácticas es la Guía M de AHRI – 2020: Accesorios y puertos de servicio únicos para el uso de refrigerantes inflamables”.

Asimismo, una buena práctica para el manejo seguro de cilindros HC es siempre contar con la información escrita donde proporciones los detalles de las sustancias transportadas (como las hojas de seguridad del refrigerante). Esta información debe estar disponible en caso de emergencia,
por lo que se aconseja ubicarla en una posición donde sea visible y accesible.
• Conoce y comprende los peligros y los procedimientos de emergencia para manipular estas sustancias.
• Lleva un extintor de polvo seco de al menos 2 kilogramos (kg) de capacidad.
• Asegúrate de contar con un chofer del vehículo bien capacitado en el uso práctico de extintores de incendios.
• Los cilindros debes ubicarlos en posición vertical con la válvula hacia arriba y estar debidamente asegurados.
• Procura una ventilación adecuada en el vehículo. Esto puede requerir modificaciones a una camioneta cerrada.

• Dispón de señales de advertencia de gases inflamables en la parte trasera del vehículo.
• No fumes en el interior del vehículo,
• Nunca dejes los cilindros en un transporte cerrado sin supervisión por más tiempo del necesario.

Cabe destacar que los cambios significativos en el protocolo de color de los cilindros de refrigerantes comenzaron a implementarse desde enero del 2020, como bien estipula la Directriz N-2017 del Instituto de Aire Acondicionado, Calefacción y Refrigeración (AHRI, por sus siglas en inglés): «Asignación de colores de contenedores de refrigerante». Por último, las revisiones de estas directrices de AHRI especifican que todos los recipientes, tanques, boyas o cilindros de refrigerantes deberán contar con el mismo color de pintura RAL 7044. Esto con el propósito de reducir la confusión con los tanques o cilindros de refrigerante de colores similares. Adicionalmente, los recipientes que contengan refrigerantes inflamables hidrocarburos deberán presentar una franja de color rojo.

En México el manejo de cilindros de refrigerantes hidrocarburos naturales, así como su almacenamiento, transporte y manipulación están regulados por varias normas oficiales mexicanas, entre las que se encuentran la NOM-007-SESH-2010, NOM-002- SCT/2003, NOM-004-SCT/2008, NOM- 008 SESH/SCFI-2010.